inteligencia artificial

De qué manera la inteligencia artificial crea arte digital

¿Qué podría llegar a crear un algoritmo al que se le proporcionasen 50 000 imágenes de obras de 900 años de historia del arte y de arte contemporáneo? Nathan Shipley, tecnólogo creativo, y Gary Yeh, coleccionista y fundador de ArtDrunk, emplean la inteligencia artificial para poner esto en práctica.

Por:  Yen Yen

El tecnólogo creativo estadounidense Nathan Shipley lleva mucho tiempo estudiando el innovador potencial de diseño de la tecnología de inteligencia artificial, y percibe la creatividad digital como el futuro de las nuevas formas de expresión. «La IA es un medio de expresión creativa emergente. Es un campo de juegos fascinante, en el que el arte se entreteje con los algoritmos y se convierte en una herramienta increíble para los artistas», afirma Shipley. Inspirado por el deseo de explorar nuevas tecnologías, inició un proyecto en el que un algoritmo de IA aprende diferentes estilos a partir de 900 años de historia del arte y genera piezas completamente nuevas sobre esta base.


El puente entre las bellas artes y la tecnología está profundamente enraizado en los genes de BMW y representa un vínculo importante entre el pasado, el presente y el futuro. Un ejemplo innovador de cómo se pueden combinar de forma estética los automóviles y el arte son los BMW Art Cars, que reflejan el desarrollo cultural e histórico del arte, el diseño y la tecnología. Famosos artistas de todo el mundo han utilizado BMW contemporáneos para crear obras de arte desde 1975. Entre algunas de las piezas que se han presentado en la BMW Art Car Collection están obras de artistas de renombre como Alexander Calder, Frank Stella, Roy Lichtenstein, Andy Warhol, David Hockney, Jenny Holzer, Olafur Eliasson, Cao Fei, John Baldessari y Jeff Koons.
Hedwig Solis Weinstein, directora de Brand Cooperations Arts & Design, añade lo siguiente: «La creatividad y la colaboración entre disciplinas e individuos resultan esenciales para nuestros proyectos culturales. Para nosotros, era muy importante establecer un diálogo entre el experto en tecnología creativa especializado en IA Nathan Shipley y el coleccionista y fundador de ArtDrunk Gary Yeh para poder crear sinergias entre la tecnología y el arte histórico y actual y también para implicar a algún artista contemporáneo inspirador de otras de nuestras iniciativas, como Leelee Chan o Jamal Cyrus».
La inteligencia artificial, al igual que los seres humanos, también puede aprender: solo necesita un profesor y conocimientos. Esta es la tarea a la que se ha dedicado Nathan Shipley. «Entrenar una inteligencia artificial para que comprenda el arte no es muy distinto de hacerlo con humanos», explica el experto en arte. «Si quieres ser pintor, por ejemplo, vas a un museo, te fijas en los estilos que quieres que te sirvan de inspiración (ya sea el cubismo o el expresionismo) y los recreas en casa o en tu estudio. En este caso, el algoritmo detecta automáticamente los patrones y los elementos estilísticos que componen estos estilos particulares».

En lugar de brochas, pinturas o cinceles y martillos, la IA trabaja exclusivamente con datos. Muchísimos datos. Para dotarla del material necesario, Nathan Shipley ha creado un conjunto de datos con una selección de imágenes. «Hemos proporcionado a la IA más de 50 000 motivos de obras de arte de todas las épocas, que abarcan casi 900 años de historia del arte», desvela Nathan. En función de esto, la tecnología de IA genera obras de arte totalmente nuevas combinando y desarrollando lo que ha aprendido sobre el arte histórico.


 

Yen Yen

Argentina, Periodista egresada en el Círculo de Periodistas+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias