fibra de carbono

El oro negro: fibra de carbono

CFRP, polímero reforzado con fibra de carbono o simplemente carbono: el uso de la fibra de carbono en el coche está relacionado con decenas de términos técnicos. Los aclaramos y te explicamos qué es este material, cómo se hace y qué ventajas tecnológicas ofrece.  

Cuando hablamos de la fibra de carbono en el contexto automovilístico, nos referimos principalmente a polímeros reforzados con fibra de carbono, o CFRP. Se trata de materiales compuestos de fibra de carbono en los que se combinan las propiedades de sus componentes individuales. De aquí en adelante, hablaremos simplemente de «fibra de carbono» o «carbono» por simplificar los términos.
Por supuesto, se utiliza en aquellos componentes automovilísticos que deben ser resistentes y también ligeros. La fibra de carbono se utiliza asimismo en ingeniería aeroespacial, aeronáutica y naval, además de para construir bicicletas. En el sector del automóvil, como pasa con otros muchos materiales, la fibra de carbono ha pasado de emplearse en los coches de carrera a usarse en modelos producidos en serie. Y es que en el mundo deportivo, en el que cada kilo que se ahorre cuenta, las estructuras ligeras son una de las premisas imprescindibles al crear un coche.

Las piezas de fibra de carbono que quedan a la vista, con esa estructura tejida tan característica del material, son fascinantes. Dadas las numerosas ventajas de la fibra de carbono, precio, durabilidad, resistencia, etc., los fanáticos de esta alta tecnología pueden obtener piezas de primera calidad a un coste económico, como en la gama BMW M Performance Parts. La variedad de opciones de personalización de la fibra de carbono es inmensa: desde el capó hasta los elementos de diseño interiores y exteriores, pasando por el difusor. BMW utiliza este material de decenas de maneras, a gusto del consumidor.
La fibra de carbono se caracteriza por muchas propiedades ventajosas que la distinguen de otros materiales. Una de estas ventajas es su alta rigidez. La estructura que crean las fibras de carbono es muy estable, y puede absorber una gran cantidad de energía en caso de impacto. Si se emplea en los lugares adecuados, puede ayudar a incrementar la seguridad del vehículo.

Otra de las ventajas de la fibra de carbono es su bajo peso específico. Los componentes de carrocería elaborados de aluminio, uno de los metales ligeros más importantes, pueden pesar entre un 20 y un 30 por ciento más que si se fabrican con fibra de carbono. Los de acero llegan a pesar un 50 por ciento más. A menor peso, mayor ahorro de consumo de combustible o electricidad, y por tanto mejores emisiones de CO2. Las propiedades de rendimiento de los coches deportivos también se ven reforzadas con el uso de la fibra de carbono. En términos sencillos: cuanto más ligeros, más rápidos.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias