El mejor sonido en el auto

¡Dale al play! 6 canciones para probar los altavoces del auto

Los ingenieros de sonido Bowers & Wilkins hemos recopilado una lista de 6 canciones para probar hasta el más mínimo detalle del equipo de sonido

Por:  Yen Yen

Escuchar música en el auto es algo indispensable desde hace décadas. Ya sea en hora punta o de viaje, es prácticamente inconcebible un trayecto largo, (y también corto, si nos ponemos), sin música. La manera en que lo hacemos ha cambiado considerablemente al ritmo deavances tecnológicos que ofrecen mayor calidad de sonido, así como más variedad de fuentes musicales.

Bowers & Wilkins ha desarrollado el sistema de sonido Diamond Surround para que cada pasajero tenga la sensación de estar escuchando una reproducción lo más fiel posible a la grabación original.

Las mejores canciones son siempre las que mejor conoces y te tocan la fibra sensible. Así podrás escuchar en qué momentos la calidad del sonido es mejor.

Descubre las 6 canciones que usan los ingenieros de Bowers & Wilkins para probar equipos de sonido, desde la calidad de los agudos y bajos hasta cómo transmiten el ritmo o la dinámica.

Gregory Porter: «Holding On»

Esta cálida y emocionalmente atractiva grabación del álbum «Take Me To The Alley» realizada por el sello Blue Note es una producción de un sonido extraordinariamente limpio. En la canción, la voz de Porter, famosa por su sonoridad, está envuelta de un entorno acústico completo y profundo, mientras que el bajo nivel de ruido y la transparencia natural del sistema de sonido Diamond Surround de Bowers & Wilkins evidencian la ausencia de ruido de fondo en el tema. Si consigues oír más allá de su maravillosa voz (algo nada fácil), podrás percibir cómo el otro énfasis clave reside en la ubicación espacial, a la izquierda o a la derecha, de la voz de Gregory. Las líneas instrumentales y los elementos vocales están perfectamente emplazados en esta imagen sonora, haciendo que los altavoces pasen a un segundo plano.

Lorde: «Royals»

Este tema de electropop minimalista y enérgico es tan maduro y sofisticado en su simpleza que cuesta creer que cuando fue lanzando la cantante neozelandesa Lorde tenía solo 16 años. Prueba infalible de que el pop no tiene por qué ser cursi; se trata de una grabación inteligente, contagiosa y emotiva impulsada por la fuerza de unos bajos retumbantes y una letra mordaz. Por supuesto, la canción que vamos a escoger para la prueba de sonido es la pegadiza «Royals», pero el temazo que le siguió, «Team», es otra auténtica joya. Una canción extraordinaria para probar el subwoofer del sistema de sonido.

deadmau5 featuring Grabbitz: «Let Go»

Ninguna lista de reproducción para probar unos Bowers & Wilkins estaría completa sin un tema de deadmau5: este maestro del electro combina creatividad sin límites con pasión por la producción de máxima calidad, garantizando un nivel de calidad elevado en todos sus álbumes. «Let Go» es pura locura, su apertura armónica va cediendo ante una gran explosión de furiosos ritmos electrónicos que con toda seguridad pondrán a prueba la escala de tu sistema de sonido, la presentación espacial y la potencia del subwoofer.

 

ZZ Top: «Blue Jean Blues»

Publicado en 1975, el cuarto álbum de ZZ Top es un híbrido interesante que combina grabaciones en directo y en estudio. La primera cara, todo en directo, es tremendamente
«real» y emocionante, pero es la selección de seis temas de estudio de la segunda cara la que es ideal para probar el sonido de los altavoces del coche. Claro que «Tush» es el tema más famoso, el primer verdadero éxito de la banda, pero nuestra canción favorita es la simplemente perfecta «Blue Jean Blues». El fantástico solo de blues de guitarra de Billy Gibbons es una maravilla de la técnica y de la sensibilidad. Fluirá con elegancia por tu sistema de sonido dejando tras de sí una estela de notas estables y centradas.

 

The Black Keys: «Gold On The Ceiling»

A The Black Keys los han comparado a menudo con los igualmente monocromáticos The White Stripes, pero la banda de Ohio es en general mucho más prolífica y experimental. Con el paso del tiempo y de numerosos álbumes, su garage rock pesado, sucio y sin pulir ha ido evolucionando hasta algo mucho más complejo y sí, también, comercial. «Gold On The Ceiling» es el segundo single del séptimo álbum, «El Camino»: su sonido fusiona la armonía vocálica propia de los años 60 con un ritmo de guitarra de Glam Rock de mediados de los 70, todo envuelto de un ritmo de bajo electrónico más que contagioso. Es sencillo, irresistible y divertido, además de perfecto para comprobar la integración entre los altavoces principales y el subwoofer del coche.

José James: «Trouble»

«No Beginning No End» combina sin esfuerzo hip hop con R&B y jazz para dar lugar a una poderosa fusión de ingenio único e inagotable. Con músicos legendarios como Robert Glasper y Pino Palladino en la sala de grabación no es de extrañar que los instrumentos suenen increíblemente ajustados y rítmicos, pero la verdadera estrella es la voz sensual y emotiva de James; su estilo suave como el de Sly Stone complementa a la perfección la calidad de una producción pulida y sedosa. Otra característica a destacar es la sorprendente autoridad del bajo del disco. Palladino coprodujo las mezclas finales y, claramente, el sucesor de Entwistle como bajista de The Who tiene alguna noción de frecuencias bajas...

Yen Yen

Argentina, Periodista egresada en el Círculo de Periodistas+ info

Más Noticias

Más Noticias