Michael Jordan: la curiosa condición que le exigió a Ferrari. Michael Jordan: la curiosa condición que le exigió a Ferrari.

Michael Jordan: la curiosa condición que le exigió a Ferrari

Su Majestad, señoras y señores. Jordan es un declarado devoto de la cultura automotor. A continuación, nos adentraremos en una historia bien especial, protagonizada por su Ferrari predilecta. 

Michael Jordan es un ícono del deporte mundial. Digno de un talento que supo deslumbrar al mundo entero. Con sus 1,98 metros de altura y una elasticidad atlética de admiración, el escolta llevó a los Chicago Bulls a lugares impensados para la franquicia. 

Trece temporadas jugó con el equipo de Chicago y obtuvo seis anillos como se le suelen llamar a los títulos en la NBA. Sus triangulaciones con Scottie Pippen y Dennis Rodman quedaron estampadas para siempre en los amantes del baloncesto y el espíritu deportivo.

Es, para la mayoría de los críticos de la NBA, el mejor jugador que pisó una cancha de básquet en todos los tiempos. Ubicándose por encima del magnífico Kobe Bryant, de Wilt Chamberlain, de Magic Jonhson, de Bill Russell y de Larry Bird. Por supuesto que es un tema de debate abierto y preponderan las opiniones subjetivas, el Greatest Of All Time -G.O.A.T.- siempre será un tema de discusión.

Hoy te queremos contar una historia un tanto particular. Michael Jordan es, desde muy joven, un amante de los autos, particularmente de los deportivos. Tanto es así que en su garaje se pudieron ver desde un Corvette hasta un Porsche, pasando por McLaren.

Si hablamos de deportivos de alta gama, no podemos obviar a Ferrari. Es una cita por poco obligada. Y por supuesto que Michael, en sus años de Bulls, se tentó con la marca italiana. Tanto es así que pidió una unidad de la exquisita Ferrari 512 TR, más conocida como Testarossa. Pero la pidió con una condición.

La Testarossa era vendida en Estados Unidos en solo dos colores: roja o amarilla. Vale aclarar que son los dos colores representativos de la marca italiana. Ahora bien, Michael Jordan no se contuvo y sacó su excentricidad a flote. No le gustaba la idea de contar con una Ferrari similar a otras: MJ le exigió a la fábrica de Maranello, como condición de compra, que su unidad sea íntegra en negro.

Por supuesto que a Ferrari le convenía que, quien ya era considerado uno de los mejores jugadores de todos los tiempos, maneje un coche de su fábrica. De modo que cumplió su capricho. Y días después se lo pudo ver a Michael llegando a los entrenamientos de los Bulls en su Testarossa… negra.

Veamos algunas prestaciones de esta obra de la ingeniería italiana. La Ferrari de MJ contaba con 428 CV de potencia a las 6.750 rpm, y un Par Máximo de 491 Nm. Todo esto administrado por una caja manual de 5 velocidades. Su marca de 0-100 km/h es de 5,9 segundos. 

 Michael Jordan y la Testarossa íntegra en negro. 

Ahora te pregunto a vos, lector, ¿conocías la historia de la Ferrari negra de Michael Jordan? 
 

José Bossellini

Licenciado en Comunicación Social. Redactor y traductor. Aprendí a escribir antes que a caminar. Especialista en cine y en NBA.+ info

Más Noticias

Más Noticias