Testarossa 1984. Fuente: Ferrari. Testarossa 1984. Fuente: Ferrari.

Las 5 imperdibles curiosidades del Ferrari Testarossa

Adéntrense en el modelo exponente de las ranuras y el frente de cuña. Un símbolo de los ochenta que nunca pasa de moda. Detalles e imágenes a continuación.

Qué decir del Ferrari Testarossa que no se haya dicho antes. Frente con punta en forma de cuña, las ranuras laterales más extensas de la década de 1980, motor central-trasero de doce cilindros en V, potencia máxima de 390 cv, velocidad máxima de 290 km/h y llantas de aleación con forma de estrella.
Sin embargo no toda la información sobre el modelo es de público conocimiento, por lo que a continuación les entrego cinco de los datos tan imprescindibles como el resto aunque menos trascendidos. Cuál fue su verdadera primera aparición. Qué hay detrás de su icónico diseño. Qué repercusiones generó al momento de su lanzamiento y, aún más interesante, qué legado significó para proyectos especiales de la historia de la firma. Pasen y lean.

1) Pre-estreno en un club nocturno

Testarossa en París, 1984. Fuente: Ferrari.

Si bien el Ferrari Testarossa se presentó de manera oficial en el Salón de París de 1984, fue la noche anterior durante la cual el modelo se mostró al público por primera vez. La cita privada ocurrió en el Lido, célebre club nocturno de la capital francesa, donde periodistas e invitados tuvieron el privilegio de darle la bienvenida.

2) La controversia de su espejo retrovisor único

Espejo único retrovisor del Testarossa. Fuente: Ferrari.

La apariencia del Testarossa encantó a primera vista pero generó discordia entre los clientes, quienes creían que el espejo retrovisor único del lado del conductor, fijado sobre un largo soporte de doble brazo, causaba inestabilidad en el coche. A Ferrari no le quedó alternativa: a partir de 1987 la marca acudió a lo tradicional y el modelo empezó a llevar dos espejos en lugar de uno.

3) El inédito Testarossa Spider

Testarossa Spider. Fuente: Ferrari.

Ferrari le obsequió a Gianni Agnelli, presidente de Fiat cuando el Testarossa era un recién nacido, una versión Spider. Fue la única fabricada de manera oficial, por lo que los dueños de los Testarossa se hicieron oír: pidieron que la marca llevara a serie la versión convertible y, ante la negativa, recurrieron a carroceros independientes para convertir sus ejemplares.

4) Su estética como consecuencia de la mecánica

Testarossa 1984. Fuente: Ferrari.

Al ver un Testarossa, lo primero a elogiar siempre es su diseño. Y no está mal. La estética es un pilar fundamental para Ferrari y este modelo de 1984 es leyenda por ello. Sin embargo, aunque suene obvio, nunca está de más recordarlo: las extensas ranuras laterales y las aletas que ensanchan su sector trasero son producto de los radiadores de agua ubicados a ambos lados y que necesitan refrigerarse, precisamente, a través de las hendiduras.

5) Su legado en proyectos especiales

Ferrari F90 1988.

El Testarossa nunca pasó de moda y su legado está bien claro. Sin embargo dos de sus atributos derivaron en tres creaciones inéditas de Pininfarina: sobre la base de su chasis nacieron el Ferrari F90 1988 y el Mythos 1989, y a partir de su motor bóxer V12 se creó el Ferrari FX 1995, probablemente el modelo más extraño de la firma por origen y producción.

A la par del F40 nacido tres años después, el Testarossa probablemente sea el modelo más icónico en la historia de Ferrari. Su figura trasciende generaciones y su diseño nunca pasa de moda, si hasta acaba de relanzarse gracias a un restomod de Officine Fioravanti. Por todo eso y por los cinco datos expuestos, a esta berlinetta de ensueño no le podía faltar nuestro homenaje.

Mauro Blanco

Escritor. Licenciado en Comunicación. Experiencia en radio y televisión. Especializado en Ferrari, curiosidades e historias de marcas y lanzamientos de coches. Mantengo un lazo sentimental desde la infancia con el 456 GT 1992.+ info

Más Noticias

Más Noticias