LeBron James anotó 39 puntos en la victoria ante Indiana Pacers.

Con la pluma en caliente: el carro más espantoso de la NBA

LeBron James podrá haber salvado en tiempo suplementario a Los Angeles Lakers. De lo que no se salva él es del primer lugar a la peor customización de toda la NBA. Compartimos imagen y video a continuación.

No pidan mucha información en esta entrega. Esto se escribe con la pluma en caliente, con la sangre en el ojo. Una revancha inventada. El desconsuelo es mayor cuando se analiza: Los Angeles Lakers tomaron la delantera recién en el último cuarto. No tengo nada en contra de LeBron James. Su estilo es parte del juego. La mesura, sin embargo, no alcanza. Así que lo escupiré, carente de todo raciocinio, de lo cual estoy al tanto. 

El único jugador de la liga que protesta encaprichado en todas las faltas que le cobran, el único jugador de la liga al que lo salvan con descaro entregándole una falta fantasma en lo que era una clara pérdida a manos de McConnell cuando se le venía la noche. Y lo que faltaba: el único que puede venir a Indiana y hacer que expulsen del Fieldhouse a dos del público de la primera fila porque algo de ellos le ha molestado. Sólo acepto y reconozco que los oficiales y la seguridad le hayan actuado con la obsecuencia que se vio si se trató de racismo o discriminación. De otra manera, no. Entiendo el derecho del jugador a establecer un límite y que no valga todo. El mismo límite que no le pusieron a él dándole apenas una migaja de sanción por el codazó en su último partido. Por todo eso, declaramos todavía con la fiebre que no baja que el carro más espantoso de la NBA es el suyo, el de James.

El Lamborghini Aventador Roadster de LeBron James.

Qué manera de arruinar un Lamborghini Aventador. Hay modelos que no requieren mucho más de lo que traen puesto. Y en esta ocasión, el 6 de los Lakers exedió todos los parámetros del mal gusto. Y no me hablen de que los gustos son gustos. Sí, lo sé. Pero repito: la sangre en el ojo. Ese, ahora mismo y hasta que termine la redacción, será el argumento motor de la nota.

Y otra cosa. Que en la liga sea un intocable no quiere decir que no se le puede ir contra las personalizaciones que le hace a sus carros. Caso contrario tendríamos que tolerar la segunda entrega de Space Jam, lo cual es imposible. Entiendo el contexto, que lo haya hecho para que su Lamborghini combinara con sus zapatillas, que según su mirada le siente bien ese ploteo, pero vamos, 500 mil dólares a la basura

Párrafo aparte para Rick Carlisle, a quien, si mantiene los desafortunados planteos en los momentos menos oportunos, habrá que ubicarle alguno de sus carro en el mismo escalón que el Aventador que nos convoca. Y sobre James, ¿por qué no dedicarle una lista de los cinco mejores jugadores de la historia de la NBA? Pues porque allí no entra.

Mauro Blanco

Comunicador. ¿Alguien tiene un Renault 4 para prestarme? Es para una tarea de la escuela.+ info

Más Noticias

Más Noticias