Brian Johnson junto a los históricos modelos 1968 de Ford Mustang y Dodge Charger.

Brian Johnson de AC/DC se sube a la pista de carreras para recordar rivalidad entre Dodge y Ford

El lejendario cantante es un amante de los carros y por eso no se desentiende del duelo de velocidad que existió hace más de 50 años. Así lo rememoró en su programa de televisión de la señal Discovery. Mira el video a continuación.

La historia del cine marca que los carros muscle, esos que se destacaban por la potencia y el poder de aceleración, han sido en su línea temporal objetos e íconos de épicas escenas de persecusión, duelos y acción sobre ruedas. Pasó con la saga Rápido y Furioso, con la serie Los Dukes de Hazzard y más atrás en el tiempo con Bullitt.

De eso se hizo eco Brian Johnson, el legendario vocalista de AC/DC de 74 años, desde su programa Autos Alucinantes, emitido por Discovery Turbo.

Ford Mustang y Dodge Charger, todo un clásico de la historia del cine y la industria automotriz.

Tan seguidor es del mundo de los carros que el diseño y hasta el nombre de su página oficial es lo más parecido al de un sitio sobre vehículos de pista. Y tan amante es del motor que en el capítulo titulado Dodge Charger, ¿héroe o villano? se anima a tomar el volante del Dodge Charger R/T 440 Magnum de 1968, aquel carro antihéroe de la famosa escena de la película de Steve McQueen del mismo año.

Una experiencia cercana a la muerte

Después de un momento vertiginoso en las curvas, le aparece por detrás a Brian Johnson el carro enemigo: el 1968 Ford Mustang GT 390 Fastback. Ahí es donde se empieza a divertir recordando aquella rivalidad de época llevada al cine con la que, según declara, es una de sus películas favoritas.

Afiche de Bullitt (1968) con Steve McQueen y los emblemáticos carros.

¿Cuál de los dos modelos gana en un duelo real?

Las ediciones 1968 de Ford Mustang y Dodge Charger fueron potentes independientemente una de la otra, de por sí. Se entiende que en la película haya vencido Ford por una cuestión de mercado y de época. En el mundo detrás de cámara, la historia y los números marcan otra cosa.

Ambos carros partían del histórico motor V8, pero en el resto de las capacidades era Dodge quien se imponía, a pesar de que en alguno de los datos la diferencia no era abismal. El Mustang disponía de un motor de 390 pulgadas cúbicas (in³) y una cilindrada de 6.4 litros. Su velocidad máxima era de 190 km/h, su arranque de 0 a 100 lo cubría con 6.3 segundos y su potencia llegaba a los 325 caballos a 4800 revoluciones por minuto (rpm). El Charger era en todo eso superior: motor de 440 in³, cilindrada de 7.2 litros, velocidad máxima de 217 km/h, aceleración de 0 a 100 en 6 segundos y potencia máxima de 375 CV a 4600 rpm.

Puedes ver la legendaria escena de persecusión haciendo click aquí.

Será normal después de haber leído estas líneas que les den ganas de poner unas canciones de AC/DC y volver a ver la película del recordado Steve McQueen. Aquí, en la redacción de Tork, ya lo estamos planteando como una fuerte opción para esta noche.

Fuente: Discovery Turbo Latinoamérica

Mauro Blanco

Comunicador. Coberturas de Jeep, Cadillac y Dodge.+ info

Más Noticias

Más Noticias