Lamborghini, Bruce Wayne conduce su modelo Murciélago. Lamborghini, Bruce Wayne conduce su modelo Murciélago.

Batman, el exuberante Lamborghini a medida de Bruce Wayne

El mundo del cine y la cultura automotor nos han entregado grandes colaboraciones. Hoy nos detendremos en una que ha quedado en la retina de todo fan del murciélago de Ciudad Gótica. A continuación, cine y Batman para todo el mundo. 

Sean bienvenidos. El cine y los coches mantienen una relación entrañable. Desde que se estableció, en el siglo XX, el uso y la difusión del cine, dentro de él han pasado -o han querido pasar- todas las grandes fábricas de vehículos. 

Una película puede funcionar de vidriera para un modelo en particular. A decir: uno se sienta a ver una película y termina, en un segundo plano, admirando el diseño o la ingeniería de cierta fábrica. Los coches suelen estar entremezclados en el guion, en los planos, en los protagonistas

Ahora bien, el cine de acción y de ciencia ficción, el cine de superhéroes, ha desarrollado un vínculo aún más estrecho con la cultura automotor. Sea por una persecución, por un escape, por un robo, o por el motivo que fuese; la acción en el cine pareciera incluir un protagonista mecánico.

Hoy nos detendremos en Batman. El vigía de Ciudad Gótica tiene como aliado a su Batimóvil, eso lo sabemos. Pero Bruce Wayne -o Bruno Díaz en su versión hispana- también cuenta con el acompañamiento de un coche. En general, los coches de Wayne suelen estar enmarcados en modelos deportivos y lujosos, de categoría. Sabemos que Bruce Wayne es un muchacho famoso en el jet set de la oscura y siempre amenazada Ciudad Gótica. 

Particularmente en la trilogía de Batman dirigida por Christopher Nolan, este gesto se distingue aun más. El por qué es simple: Nolan emparenta a Wayne, nada más y nada menos, que con la fábrica italiana Lamborghini. Se trata de una combinación acertada, desde varios puntos de vista. 

Los dos modelos que utilizó Nolan para la trilogía son específicamente: el Murciélago LP 640 en The Dark Knight (2008) y en Batman Begins (2005) y el Aventador en The Dark Knight Rises (2012). 
Ambos coches son deportivos de vanguardia, no hace falta que lo aclare. Aerodinámicos, versátiles y elegantes. Lamborghini combina a la perfección con el espíritu -y también la fachada- que Bruce Wayne quiere mostrarle a la aristocracia de Ciudad Gótica.

Ahora bien, ¿por qué presentaron el Aventador en la última entrega de la saga? Fue por cuestiones de mercado. El Aventador recién estaba haciendo sus apariciones en el mercado, de modo que decidieron que ponerlo en escena, conducido por Bruce Wayne, era una enorme vidriera. 

A lo que a mí respecta, sostengo que el modelo Murciélago funcionaba a la perfección con el concepto de Wayne que Nolan quería llevar a la gran pantalla. Sin dudas, el juego con el nombre del modelo también contribuía a la elección. 

Como especificábamos con anterioridad, el Murciélago utilizado en las dos primeras entregas de la saga es el Murciélago LP 640. Este modelo cuenta con un motor de 12 cilindros colocados en V, central y trasero, a gasolina, que le permite una potencia tope de 640 CV a 8.000 rpm y un Par máximo de 660 Nm a 6.000 rpm. Como notarán, un deportivo elegante y de elite.

Batman Begins: Bruce Wayne y su Larmborghini Murcielago. 

José Bossellini

Licenciado en Comunicación Social. Redactor y traductor. Aprendí a escribir antes que a caminar. Especialista en cine y en NBA.+ info

Más Noticias

Más Noticias