Batman: Bruce Wayne hace brillar a Lamborghini. Batman: Bruce Wayne hace brillar a Lamborghini.

Batman: así Bruce Wayne hace brillar a Lamborghini

El mundo del cine y la cultura automotor nos han entregado grandes colaboraciones. Hoy nos detendremos en una que ha quedado en la retina de todo fan del murciélago de Ciudad Gótica. A continuación, cine y Batman para todo el mundo. 

Sean bienvenidos. El cine y los coches mantienen una relación entrañable. Desde que se estableció, en el siglo XX, el uso y la difusión del cine, dentro de él han pasado -o han querido pasar- todas las grandes fábricas de vehículos. 

Una película puede funcionar de vidriera para un modelo en particular. A decir: uno se sienta a ver una película y termina, en un segundo plano, admirando el diseño o la ingeniería de cierta fábrica. Los coches suelen estar entremezclados en el guion, en los planos, en los protagonistas. 

Ahora bien, el cine de acción y de ciencia ficción, el cine de superhéroes, ha desarrollado un vínculo aún más estrecho con la cultura automotor. Sea por una persecución, por un escape, por un robo, o por el motivo que fuese; la acción en el cine pareciera incluir un protagonista mecánico.

Hoy nos detendremos en Batman. El vigía de Ciudad Gótica tiene como aliado a su Batimóvil, eso lo sabemos. Pero Bruce Wayne -o Bruno Díaz en su versión hispana- también cuenta con el acompañamiento de un coche. En general, los coches de Wayne suelen estar enmarcados en modelos deportivos y lujosos, de categoría. Sabemos que Bruce Wayne es un muchacho famoso en el jet set de la oscura y siempre amenazada Ciudad Gótica

Particularmente en la trilogía de Batman dirigida por Christopher Nolan, este gesto se distingue aún más. El por qué es simple: Nolan emparenta a Wayne, nada más y nada menos, que con la fábrica italiana Lamborghini. Se trata de una combinación acertada, desde varios puntos de vista. 

Los dos modelos que utilizó Nolan para la trilogía son específicamente: el Murciélago LP 640 en The Dark Knight (2008) y en Batman Begins (2005) y el Aventador en The Dark Knight Rises (2012). 
Ambos coches son deportivos de vanguardia, no hace falta que lo aclare. Aerodinámicos, versátiles y elegantes. Lamborghini combina a la perfección con el espíritu -y también la fachada- que Bruce Wayne quiere mostrarle a la aristocracia de Ciudad Gótica.  

Batman: Bruce Wayne hace brillar a Lamborghini.
Batman: Bruce Wayne hace brillar a Lamborghini.

Ahora te pregunto a vos, lector, ¿con cuál Lamborghini de Bruce Wayne te quedás?

José Bossellini

Licenciado en Comunicación Social. Redactor y traductor. Aprendí a escribir antes que a caminar. Especialista en cine y en NBA.+ info

Más Noticias

Más Noticias