Michael Jordan y Porsche: una historia de respeto y amor.  Michael Jordan y Porsche: una historia de respeto y amor.

Así luce el distintivo Porsche de Michael Jordan

MJ es un declarado fanático de la cultura automotor. Su conocimiento sobre fábricas, modelos y diseños es amplio. Hoy nos adentraremos en un Porsche especial, elegido por Su Majestad en persona. 

Pocas personas en el planeta han inspirado tanto con su entrega, sin importar edad, sexo o religión, como el querido Michael Jordan. Cuando MJ entraba a una cancha, lo real se mimetizaba con la fantasía. Un oasis de la cotidianeidad donde, a través de la destreza y de la belleza del equilibrio, se podía llegar a un estado superior. 

Son tantos los testimonios de personas que encontraron la alegría en MJ. Él, oriundo de Brooklyn, también encontró su propia salvación en la plataforma que es el Basketball. Queda para las charlas de café “determinar” quién fue el mejor jugador de todos los tiempos. Si es Jordan, Kobe Bryant, LeBron James, Wilt Chamberlain, o Larry Bird, ¿quién lo sabe con exactitud?

Lo cierto es lo que Jordan le hizo al Basketball. Con los Bulls de Chicago, MJ disputó 13 temporadas, desde 1984 hasta 1998. En ellas supo conquistar 6 títulos, o anillos como se le suele decir en la NBA
Ahora bien, Jordan tiene una pasión declarada: los coches. Michael es un fanático absoluto de la cultura automovilística. A lo largo de los años ha sabido formar una colección digna de respeto, particularmente en los que deportivos se trata.

Hoy nos adentraremos en la historia de un Porsche exclusivo de MJ. Se trata, nada más y nada menos, que del Porsche 930 Turbo Flatnose

La casa alemana se ha lucido con este vehículo, y Jordan cayó en sus encantos. Fue uno de los primeros autos que compró MJ cuando empezaba su relación con la ciudad de Chicago, allá por mediados de la década de 1980. 

El 930 Flatnose era un coche distintivo. Salieron muy pocos a la venta, y su particularidad es que era un coche urbano pero que estaba completamente inspirado en el Porsche 935 de competición. Se comenta que los primeros 930 Flatnose fueron vehículos no oficiales, y que solo se vendían a personalidades especiales. De ese modo Porsche fomentaba el “prestigio” de lo distintivo.

Atentos a las prestaciones de este Porsche, ya que para su época de fabricación eran de vanguardia. El 935 Turbo Flatnose contaba con 300 CV de potencia y un motor de 6 cilindros. Su cilindrada era de 3299 centímetros cúbicos, la distribución -Turbo- era de 12 válvulas. 

La aceleración de 0-100 km/h la marcaba en 5.5 segundos, mientras que los 0-200 km/h era en 20,9 segundos. Una irracionalidad para la época. Como decíamos anteriormente, era un coche urbano, pero con alma de deporte. Por eso MJ lo apreciaba tanto. Resta decir que el color que eligió Jordan era íntegro en blanco. Además… contaba con la posibilidad de sacarle la capota.

 Michael Jordan y el Porsche 930 íntegro en blanco.

Digna belleza de la industria alemana este Porsche 930 especial, y digno conductor. Ahora te pregunto a vos, lector, ¿conocés otro coche que provocó devoción en Michael?
 

José Bossellini

Licenciado en Comunicación Social. Aprendí a escribir antes que a caminar. Me fascina la combinación de diseño, ciencia y cultura que existe en los coches. Especialista en cine y en NBA.+ info

Más Noticias

Más Noticias