James Bond

Las películas de James Bond convierten en oro a los coches que aparecen

La aseguradora especializada en coches clásicos, Hagerty, analizó el valor de los autos antes y después de aparecer en alguna película de la franquicia de James Bond. La conclusión que sacó la empresa es bastante sencilla: todo lo que toca el agente 007 lo convierte en oro ¡Desliza para ver los efectos del espía más famoso del mundo!

Más allá de la acción y las grandes historias, las películas de James Bond le dan mucho lugar a los coches. Cada auto que aparece durante los films terminan vendiéndose en diferentes subastas. Aston Martin es la marca principal del agente 007, pero otros también han tenido lugar en la saga.

Según un estudio que realizó la compañía aseguradora de coches clásicos, Hagerty, todo auto que pasa por una de los films del espía se "convierten en oro". Hay varios casos en los que el crecimiento de su precio llega a superar el 200%, todo porque se vuelven joyas para los coleccionistas.

Los carros que aparecieron en las películas se subastan por precios astronómicos.

Uno de los mejores casos para ejemplificar es el del Aston Martin DB5 que apareció por primera vez en Thunderball (1965). Ya era un auto caro que costaba unos 718.500 euros, pero al haber sido usado por Sean Connery en el film terminó aumentando a 5.508.651 euros, una subida de 759%.

Pese a que James Bond nunca lo uso, el Mercury Cougar también recibió un aumento en su valor.

Fuera de la marca inglesa aparece el Mercury Cougar, utilizado en la película Al servicio de su majestad (1969). Pese a que nunca lo manejó James Bond, sino Tracy Bond, el carro de 64.680 euros se terminó vendiendo en una subasta por 426.000 euros. Un crecimiento de casi 559%, imposible de creer.

El Lotus Esprit S1 fue el que más creció en precio.

El que más aumentó por escándalo es el supuesto anfibio Lotus Esprit S1, que en realidad nunca anduvo por el agua y fue simplemente una maqueta. El modelo real fue comprado a ciegas en 1989 por 86 mil euros cuando estaba guardado en un contenedor en Nueva York. Varios años más tarde fue subastado en Sotheby's y terminó siendo comprado por Elon Musk por 717.852 euros, una revalorización de 4.908%.

Pablo Rocca

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Periodista. Bienvenido a mi mundo. Amante de los autos pequeños, pero con grandes motores. El rendimiento no se negocia nunca.+ info

Más Noticias

Más Noticias