El Mercedes Benz Grosser 770K model 150 en el que se manejaba Hitler

El oscuro secreto de Mercedes-Benz durante la Segunda Guerra Mundial

La marca alemana tuvo un papel muy importante durante la Segunda Guerra Mundial y muy poca gente conoce cuál es el gran secreto que esconden. Mercedes-Benz es hoy sinónimo de rendimiento y elegancia, pero durante la década del 40 fue sinónimo de oscuridad ¡Desliza y entérate de todo!

La historia de Mercedes-Benz tiene un pasado muy oscuro durante la Segunda Guerra Mundial. El libro "Mercedes in Peace and War: German Automobile Workers, 1903-1945" reveló la participación del dueño y de la marca alemana durante el gobierno de Adolf Hitler. El jerarca nazi llegó a utilizar como auto oficial uno de la compañía creada en 1926.

El Grosser 770K model 150 Offener Tourenwagen fue el auto que utilizó el genocida para recorrer los territorios que estaban bajo su dominio. El mismo fue realizado especialmente para él por la compañía de vehículos y tenía todos los detalles que se le pidió para resaltar la importancia de la persona que trasladaba.

El modelo personalizado que le hizo Mercedes a Hitler.

Pero la participación de Mercedes-Benz durante una de las etapas más oscuras de la historia no termina ahí. Daimler-Benz colaboró activamente a favor del régimen nazi y fue partícipe directo en la violación de los derechos humanos de miles de personas en sus fábricas, la gran mayoría judíos. 

Tenían un tratamiento sádico y brutal contra los judíos que estaban presos en la fábrica de la marca alemana. Hasta se llegó a encargar de la deportación de sus trabajadores al campo de exterminio de Bełżec. Fueron el brazo derecho de Adolf Hitler hasta la caída del régimen en 1945.

La fábrica de Mercedes durante el nazismo fue parte del genocidio.

Pero su lado oscuro no terminó en esa época, durante principios de 1950 a Adolf Eichmann, uno de los jerarcas nazis más importantes, bajo un nombre falso en su fábrica en Argentina. Se cree que esa industria se realizó con dinero nazi y como estrategia para resguardar a los que se escaparon al país sudamericano en esas épocas.

Mercedes acogió a Eichman con un nombre falso en su fábrica en Argentina.

Mercedes-Benz ha intentado dejas atrás este oscuro pasado reconociendo sus graves errores y alejándose de la cultura que representaron durante gran parte del siglo XX. Aunque se sabía que la mayoría de los vehículos de la SS eran de esta marca, poco se conocía la participación directa que tuvieron en el genocidio y su trabajo pos Segunda Guerra Mundial.

Pablo Rocca

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Periodista. Bienvenido a mi mundo. Amante de los autos pequeños, pero con grandes motores. El rendimiento no se negocia nunca.+ info

Más Noticias

Más Noticias