El Apolo 11 en la Luna, año 1969. El Apolo 11 en la Luna, año 1969.

El día que Ford, Chrysler y General Motors anticiparon la llegada a la Luna

Los tres gigantes norteamericanos protagonizaron la Feria Mundial de New York en 1964. Fue la cumbre de la ciencia y la tecnología, un adelanto de lo que el mundo vería cinco años después. Sigue leyendo a continuación.

La Feria Mundial de Nueva York de 1964 fue el reflejo de una época radical hacia las nuevas tecnologías. El evento internacional que graficó la era espacial y durante la cual, por consiguiente, todos los Estados y empresas convocantes ofrecieron una perspectiva futurista desde sus pabellones de exposición.

El United States Space Park reunió los más recientes adelantos de la década en materia de ingeniería aeroespacial. Los Estados Unidos y la NASA ya preparaban el terreno hacia las primeras misiones del Programa Apolo hasta lograr el primer alunizaje en 1969. Aquel pabellón fue una exhibición de cohetes a cielo abierto y las marcas automotrices estuvieron a tono con la vanguardia.

Los Tres Grandes de Michigan llevaron su estilo a la New York World's Fair. Cada uno con sus impresionantes muestras pero con estéticas acordes a la visión del futuro que funcionaba como hilo conductor del gran evento. Chrysler quiso distinguirse y llevó su trabajo espacial y de misiles a su expo. Para ello montó literalmente un cohete simbólico que se suspendía sobre su lago artificial.

Parque Espacial de los Estados Unidos en la Feria Mundial New York 1964.
Cohete simbólico de Chrysler exhibido durante la Feria Mundial de 1964 en Queens, New York City.
Afiche del inmenso pabellón Futurama de General Motors para la New York World's Fair 1964-1965.

El de Chrysler fue un pabellón semejante a un colorido parque de atracciones para los más chicos. Nada tuvo que ver, de hecho, con el Futurama de General Motors. Este último apuntó a exponer los desarrollos tecnológicos que aguardaban al ser humano, una perspectiva futurista en la que brillaron una Ciudad del Mañana, un complejo submarino y una travesía lunar con paisajes de cráteres y naves espaciales por delante. Todo ello, dentro de su pabellón que, tomado de perfil o desde el aire, revelaba una forma similar a la de un crucero espacial.

Ford no quiso ser menos. Su propuesta fue más allá del gran atractivo que significó el desfile de sus coches a través de su emblemática rotonda y de los escenarios históricos montados por Walt Disney para unir la era prehistórica con la espacial. El espectador de la marca del óvalo también gozó de una Ciudad del Mañana con altas torres metálicas y de ciertos proyectos de investigación de Ford en conjunto con Philco, su subsidiaria, como la posibilidad de escuchar el sonido de las estrellas por medio de un radiotelescopio.

La Feria Mundial de Nueva York revolucionó el mundo con la ciencia como vanguardia de época. La de 1960 fue la década de la era espacial. Estados Unidos y la NASA pronto iban a tocar suelo lunar, un acontecimiento plagado de interrogantes y teorías conspirativas que al día de hoy perduran. Chrysler, General Motors y Ford, a su manera, anticiparon en Queens lo que estaba por venir.

Mauro Blanco

Nostalgia por los sedanes de los '90 y admiración por las marcas que hacen su camino viendo, en un coche, una pieza de arte.+ info

Más Noticias

Más Noticias