Chespirito en la piel del Chavo del 8. Chespirito en la piel del Chavo del 8.

El día que El Chavo se ganó la vida lavando este ícono de Volkswagen

Dos modelos de carrocerías similares destacaron durante la década más gloriosa de la filmografía de Chespirito. Te contamos breve historia y detalles de ambos. Uno de ellos, además, formó parte del guion de la popular serie. Más detalles a continuación.

Los sedanes de Volkswagen en el México de la década de 1970 escribieron su historia. El Golf es acaso el modelo insignia de la época, un diseño discreto pero no menos elegante que se sumó a la novedad del VW Brasilia.

Tanto el Brasilia como el Caribe son dos exponentes de la historia de Volkswagen. Su irrupción y plenitud transcurrieron, decía, en los años setenta. Fueron modelo contemporáneos a la década más dichosa de la filmografía de Roberto Gómez Bolaños. Chespirito ha sabido involucrar al fabricante alemán, le ha hecho vidriera por medio de sutiles apariciones.

El 25 de septiembre de 1978, Televisa, antes Televisión Independiente de México, estrenó El Chavo Lavacoches, el capítulo en el que el Brasilia Type 3 se lució. Aunque lucirse es una forma del decir, pues en la trama el Brasilia del Señor Barriga (Édgar Vivar) es lavado por el Chavo. Eso al menos fue lo que intentó.  

 El Chavo (Chespirito) observa en detalle el Volkswagen Brasilia del Señor Barriga (Édgar Vivar).

El Brasilia es, como su nombre lo indica, un carro de fabricación brasileña inicial y con posterior expansión al mercado interno mexicano desde su planta en Puebla. Desde allí fue comercializado por las agencias oficiales entre 1974 y 1982. Su motor 1.6 de 44 hp era el usado por el Vocho (escarabajo) y por las primeras Combis. Su adaptación para los conductores del país revelaba una costumbre: tanto la suspensión como sus frenos traseros salían reforzados de fábrica.

El otro que forma parte de la familia de los sedanes es, decía, el Caribe. Este modelo no tuvo su minuto de gloria en el capítulo pero sí se repite en la vasta saga de Chespirito. Bajo ese nombre, Caribe, se promocionó a la versión mexicana de la primera generación de los legendarios Volkswagen Golf. La marca lo lanzó en 1977 como sucesor del entrañable Type 1 Sedán. Motor delantero 1.6 de 66 hp o 1.7 de 69 caballos y tracción delantera, aunque la versión más potente fue el Caribe GT. 

Inspirado en el Golf GTI europeo, se trató de un estilo y unas prestaciones algo más deportivas. Hecho en México con motor 1.8, 85 hp de potencia y con colaboración de ingenieros alemanes, se optó por que fuera más accesible de lo que se presentaba el GTI original. 

Los Volkswagen Brasilia y Caribe, al momento de que el Chavo se dispusiera a ganarse la vida lavando carros en la vecindad, recién daban sus primeros pasos. Dos carros que hicieron escuela y que fueron incorporados a los guiones de Gómez Bolaños como participantes estelares y ejemplares testigos de lo que se conducía por las carreteras por esos años.

Mauro Blanco

Nostalgia por los sedanes de los '90 y admiración por las marcas que hacen su camino viendo, en un coche, una pieza de arte.+ info

Más Noticias

Más Noticias