BMW 2002

BMW 2002: en busca del auto clásico perfecto

El BMW 2002 es uno de los coches clásicos más codiciados del mundo, una auténtica joya de coleccionistas. 

Por:  Yen Yen

Un deportivo con piel de limusina, así pasó a la historia la Serie 02 de BMW en los años sesenta y setenta. Hoy en día, la serie BMW E10 se ha convertido en todo un coche clásico y un auténtico objeto de deseo para fans como Sebastian Frenkel.

La comunidad «Cero Dos» está presente en todo el mundo. Y así descubrió Frenkel su último Serie 02 en un grupo de Facebook. Un vendedor de Beirut publicó un anuncio con el BMW 2002 Automatic dorado en la red social. «La foto me cautivó y ya no podía pensar en otra cosa», nos cuenta el coleccionista de Potsdam.

Sebastian Frenkel tiene una larga relación con la Serie 02. «Nací en el año 1972. En el mismo año, mi padre ganó una medalla de oro en los juegos olímpicos de Múnich. » Peter Frenkel salió en primera línea en los 20 kilómetros marcha para la República Democrática Alemana. El vehículo guía en las carreras de marcha de Múnich fue un BMW 1602 naranja con motor eléctrico. «Me di cuenta de todo esto después», afirma Sebastian Frenkel. «Pero encaja a la perfección con mi pasión por el BMW 02.»

Tras la reunificación alemana, Frenkel, nacido en Potsdam, trabajaba en Berlín en una agencia de publicidad. «Por aquel entonces llevaba un Trabant. Un colega tenía un BMW Serie 02 Touring, ¡Para mí eso era un coche de verdad!» Su compañero de trabajo le recomendó a Frenkel un taller en Braunschweig que restauraba modelos de la Serie 02. «Allí me compre en el año 1990 un BMW 1502 verde menta con 75 CV por 2000 marcos alemanes, al que le hice un par de arreglos con un amigo», recuerda Frenkel.

Todavía es necesario retocar algunos detalles del nuevo modelo de Frenkel de la serie BMW E10. «Pero merece la pena», confiesa el amante de los coches clásicos con una sonrisa. Lo más importante para él es que todo está igual que en el original. «No tiene que ser un original de fábrica·, explica Frenkel, «pero las piezas de repuesto deberían ser de la misma época que el coche.»

Esta joya del Oriente tomará el relevo de un BMW 2002 amarillo y rojo con el que Frenkel ha corrido por circuitos de carreras. Su nuevo BMW 2002 Automatic va a ser un coche para el día a día.

Sebastian Frenkel se toma su tiempo para retocar los pequeños detalles que quedan. «Ahora mismo el mayor placer es estar junto al vehículo», nos dice. «Hace poco, estando frente a él, me di cuenta de que el BMW 02 y yo formamos parte el uno del otro.»

Yen Yen

Argentina, Periodista egresada en el Círculo de Periodistas+ info

Más Noticias

Más Noticias